10 tips básicos para mantener la oficina limpia y ordenada

Oficina limpia y ordenda

¿Sabías que una oficina limpia y ordenada aumenta tu productividad hasta en un 30 %? Además de ser más agradable a la vista, un espacio de trabajo higiénico y organizado reduce el estrés y mejora la concentración de los trabajadores. Como empresa de limpieza en Madrid con casi 80 años de experiencia, te damos 10 consejos para mantener tu oficina impecable. ¿Te interesa? Pues sigue leyendo y toma nota.

1. Deshazte de lo que ya no necesites

Cuando se trata de limpieza de oficinas, nuestro primer consejo es eliminar todo lo que no uses o que ya no te sirva. Papelera, documentos antiguos, bolígrafos gastados, revistas, tazas, envases… Todo eso ocupa espacio y genera suciedad. 

Así que haz una revisión periódica de tu escritorio, tus cajones, tus estanterías y tu armario, y deshazte de lo que no necesites. Recicla lo que puedas y tira lo que no. Verás cómo se nota la diferencia.

2. Organiza tu material de trabajo

Una vez que hayas eliminado lo innecesario, es hora de organizar lo que te queda. Para ello, utiliza diferentes elementos como carpetas, archivadores, cajas, bandejas, separadores, etiquetas. 

Asigna un lugar para cada cosa y procura mantenerlo siempre. Así evitarás que se acumulen montones de papeles, que se pierdan documentos importantes o que se mezclen cosas de diferentes proyectos. Además, te será más fácil encontrar lo que busques cuando lo necesites.

💡 Consulta nuestra guía completa sobre cómo limpiar una oficina, donde encontrarás consejos específicos a la hora de higienizar y ordenar tu espacio de trabajo.

3. Establece rutinas de limpieza y orden al terminar la jornada

Es importante que al finalizar tu jornada laboral dediques unos minutos a recoger papeles sueltos, guardar documentos en carpetas o archivadores y dejar la mesa lo más despejada posible.

  • Limpia migas y residuos: revisa que no queden restos de comida o mugre sobre la mesa. Pasa también un paño húmedo para eliminar migas y residuos que puedan haber caído durante el día.

  • Deja la silla recogida: para limpiar una silla de oficina debes usar un paño seco que te permita eliminar pelusas y polvo. A continuación, métela debajo de la mesa y así dejar libre el paso.

Implementar la regla de los 5 minutos: al finalizar la jornada, dedica cinco minutos a ordenar tu escritorio y archivar documentos. Esto te ayudará a empezar el día siguiente con un espacio despejado.

4. Limpia la zona de la cocina después de cada uso

La cocina es un foco importante de suciedad en cualquier oficina. Se manipulan alimentos, se ensucian utensilios y electrodomésticos, se generan residuos orgánicos… Por ello, es clave establecer una rutina para que todos limpien lo que hayan utilizado en esta zona común después de cada pausa o comida:

  • Lava la vajilla: no dejes tazas, vasos ni platos sucios. Lávalos y sécalos luego de cada pausa.

  • Limpia las superficies y electrodomésticos: limpia con un paño húmedo la mesa, encimera y cualquier aparato que hayas utilizado como la cafetera o el microondas.

  • Barre el suelo: levanta las migas y restos que puedan haber caído, así evitas que se acumulen.

Bastan solo unos minutos para mantener la cocina en óptimas condiciones y evitar malos olores o el deterioro de superficies y equipos. Tus compañeros te lo agradecerán.

5. Sigue una rutina de limpieza

Si quieres mantener la oficina limpia y ordenada, es conveniente que sigas una rutina de limpieza que se adapte a tus necesidades y a las de tu empresa. Además de la rutina diaria que explicamos en el punto 3, establece una rutina semanal, quincenal o mensual, según el uso que le des a la oficina y el nivel de suciedad que se genere.

Lo ideal es que hagas una limpieza de oficinas profunda al menos una vez al mes, y que el resto del tiempo hagas una limpieza de mantenimiento con el fin de conservar el buen estado del espacio de trabajo.

✅ Te recomendamos que sigas esta checklist para una limpieza de oficinas.

6. Mantén el orden en los espacios comunes

Si compartes la oficina con otras personas, es importante que respetes y mantengas el orden en los espacios comunes, como la sala de reuniones, el baño o la recepción. 

No dejes tus cosas tiradas, recoge lo que uses y colabora con la limpieza.  Especialmente en horas de trabajo, para respetar a tus compañeros y facilitar la difícil tarea de limpiar la oficina con gente trabajando.

  • No acumules objetos en rincones: evita convertir pasillos, zonas de paso o rincones en improvisados almacenes con cajas y objetos.

  • Retira cables y alargues: fija correctamente todos los cables de la oficina y oculta los alargues. De esta forma, evitaremos tropiezos.

  • Coloca estantes de almacenaje: si necesitas espacio extra de almacenaje, coloca estanterías adicionales en zonas habilitadas, no en medio del paso.

7. Ventila y renueva el aire de la oficina

La ventilación regular y la renovación del aire interior permite eliminar el dióxido de carbono, la humedad excesiva y los malos olores que se generan de forma natural al transpirar o calentar alimentos en un espacio ocupado. 

Una inadecuada calidad del aire perjudica la salud, provoca somnolencia y reduce la concentración y el rendimiento mental de los trabajadores. Por ello, es importante implementar medidas que promuevan la ventilación y renovación frecuente.

  • Abre puertas y ventanas diariamente: dedica unos minutos cada mañana a abrir puertas y ventanas para permitir que el aire fresco renueve el ambiente interior.

  • Enciende extractores al cocinar: si tu oficina tiene campana extractora en la zona de la cocina, enciéndela siempre que calientes la comida. Esto permitirá eliminar humos y olores.

  • Activa la ventilación mecánica periódicamente: si no es posible abrir ventanas, programa el sistema de ventilación mecánica para que se active 15 minutos cada 2 o 3 horas de forma automática.

  • Revisa filtros y conductos regularmente: asegúrate de que los filtros del sistema de ventilación se limpian periódicamente y los conductos están despejados.

Una adecuada ventilación y renovación del aire contribuye a lograr un ambiente saludable y una mejor concentración.

8. Desinfecta los dispositivos de uso intensivo

Teléfonos, ordenadores y otros elementos que se manipulan constantemente en una oficina acumulan gran cantidad de gérmenes y bacterias. Es imprescindible desinfectarlos frecuentemente. Con una desinfección periódica de los dispositivos más utilizados reducirás los contagios por microbios y enfermedades.

9. Usa papeleras de reciclaje y vacíalas con frecuencia

Es importante que una oficina cuente con suficientes cestos bien diferenciados para cada tipo de residuos: papel, plásticos, materia orgánica, etc. Esto facilita su posterior reciclaje. 

Además, hay que insistir a los empleados sobre la importancia de depositar los desechos en su contenedor correspondiente y de vaciar estos recipientes al finalizar la jornada de trabajo. No hacerlo provoca malos olores, ensucia el ambiente y dificulta las tareas de limpieza.

10. Utiliza los productos y utensilios adecuados

Si quieres que la limpieza de tu oficina sea efectiva, es importante que utilices los artículos de limpieza para oficina adecuados a cada superficie y tipo de suciedad. No es lo mismo limpiar un cristal que una alfombra, o quitar una mancha de café que una de tinta. Por eso, debes tener a mano una variedad de productos de limpieza, así podrás limpiar cada artefacto sin dañarlo.

Ventajas de tener una oficina limpia y ordenada

Mantener una oficina limpia y ordenada aporta a lograr un entorno de trabajo saludable y productivo. Además de mejorar la apariencia estética, conservar la limpieza y el orden en la oficina tiene numerosos beneficios:

Fomenta un ambiente laboral saludable

  • Reduce alérgenos y enfermedades: al minimizar la acumulación de polvo, bacterias y otros agentes contaminantes, se previenen alergias y la propagación de enfermedades.

  • Ambiente seguro y confortable: los empleados se sienten más cómodos y seguros en un espacio limpio, sin malos olores ni suciedad.

  • Menor estrés: un ambiente de trabajo limpio y ordenado reduce el estrés y la ansiedad, lo que mejora el bienestar general de los empleados.

Mejora la seguridad de los trabajadores

  • Reduce accidentes laborales: el orden evita obstáculos y elementos fuera de lugar que puedan provocar tropiezos o caídas.

  • Gestión correcta de cableado: encauzar adecuadamente los cables eléctricos minimiza el riesgo de descargas o accidentes.

Aumenta el rendimiento y la productividad

  • Mejor organización y enfoque: un espacio ordenado permite encontrar rápidamente documentos y herramientas de trabajo.

  • Menos frustraciones: evita perder tiempo buscando entre el desorden lo que necesitas para tu labor diaria.

  • Mayor productividad: una oficina organizada y libre de distracciones permite a los empleados concentrarse mejor en sus tareas, lo que se traduce en un aumento de la productividad.

  • Mayor creatividad: un espacio de trabajo ordenado y estimulante puede fomentar la creatividad y la innovación.

Como si todo esto fuera poco, una oficina limpia y ordenada también mejora la imagen profesional de la empresa, generando mayor confianza a los clientes y proveedores. 

Esperamos que estos 10 tips básicos para mantener tu oficina limpia y ordenada te hayan sido útiles y que los pongas en práctica. Si quieres saber más trucos para limpiar oficinas, te invitamos a que visites nuestro blog, donde encontrarás más consejos y recomendaciones sobre limpieza y mantenimiento de espacios de trabajo. Y si necesitas un servicio de limpieza profesional, en Crespo Mantenimientos te brindamos planes personalizados según tus necesidades. Solicita presupuesto sin compromiso y disfruta de una oficina reluciente.

Artículos relacionados

Crespo Mantenimientos

Área Privada